Un ciudadano colombiano y otro español han sido detenidos en Arroyomolinos y Cervelló (Barcelona), y un tercero, ecuatoriano, es investigado en relación con el secuestro el año pasado de un vecino de Lloret de Mar (Girona) por el que ya fueron arrestadas cinco personas en junio de 2017.

En una operación conjunta de la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra, el pasado día 12 fueron detenidos otros dos miembros de la banda de secuestradores, uno de los cuales habría participado en el traslado del secuestrado y le habría custodiado mientras era retenido en Toledo, y el otro facilitó la casa donde estuvo encerrado los últimos días, en la localidad toledana de Casarrubios del Monte.

Los agentes también han identificado a un tercer hombre, de nacionalidad ecuatoriana y domiciliado en Madrid, que habría facilitado la logística para trasladar al secuestrado desde Cataluña.

 

 

Los hechos se remontan a junio de 2017, cuando una mujer denunció en la comisaría de Lloret de Mar que había recibido una llamada desde el teléfono de su marido en la que un hombre le exigía un rescate de 1,5 millones de euros para ser liberado con vida.

La Unidad Central de Secuestros y Extorsiones de los Mossos se hizo cargo de la investigación y de asesorar a los familiares de la víctima.

 

Los Mossos concluyeron que las llamadas de los secuestradores se realizaban desde Madrid y que el vecino de Lloret de Mar estaba retenido en una zona por concretar entre la capital española y Toledo.

Ante esta certeza, se estableció un equipo conjunto de investigación con la Sección de Secuestros y Extorsiones de la UDEV Central de la Policía Nacional.

Finalmente, los agentes identificaron a una parte de los integrantes de la banda, pese a que sus miembros siempre tomaban muchas medidas para evitar ser descubiertos, como constantes cambios de vehículo y medidas de contravigilancia.

La policía estableció un dispositivo conjunto para liberar al rehén y detener a los secuestradores, para lo que agentes de los dos cuerpos implicados en la operación acompañaron al hermano de la víctima desde Barcelona a la capital española donde se debía efectuar el pago del rescate.