Ante las recientes agresiones de las que ha tenido conocimiento el sindicato libre de transporte (SLT), organización de carácter estatal, en las distintas empresas del transporte público de viajeros por carretera, no solo en la comunidad de Madrid, también en todo el territorio español, las cuales nos han trasladado nuestros representantes de los trabajadores y se han hecho eco recientemente los distintos medios de comunicación, esta organización ha remitido al “ministro de transporte, movilidad y agenda urbana, D. José Luís Ábalos” y al “CRTM, consorcio regional de transporte de la comunidad de Madrid”, dada la representatividad que ostentamos en dicha comunidad, una carta condenando estas actuaciones debidas a la “nueva normalidad”, las cuales se recogen en la “Orden SND/507/2020, de 6 de junio, por la que se modifican diversas órdenes con el fin de flexibilizar determinadas restricciones de ámbito nacional y establecer las unidades territoriales que progresan a las fases 2 y 3 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad”.

Pues bien, en dicho texto, se recogen medidas, en las cuales desde SLT, compartimos y estamos totalmente de acuerdo en ellas, en aras de la reactivación social y económica del país, garantizar la movilidad de la ciudadanía en todo el territorio español. Aun así, vemos ciertas injerencias al respecto, que a continuación le argumentaremos, y espero entiendan el motivo de este escrito, poniendo soluciones al respecto, en una era donde las “nuevas tecnologías y el big data”, son totalmente compatibles con el transporte.

En la carta remitida al Sr. Ábalos y al CRTM, constatamos que, dado el aumento de la ocupación de los autobuses, facilitando los desplazamientos en las ciudades, los trabajadores, cumpliendo estos, con la normativa vigente y trasladándoles en aras del buen hacer a los usuarios la información pertinente del uso obligatorio de mascarillas dentro del transporte público, la prohibición de usar efectivo, no dispensar billetes sencillos etc... con la finalidad de concienciar y minimizar el riesgo de exposición y
contagio al virus que nos acontece, covid - 19, se han producido agresiones a los trabajadores dentro de los autobuses, no solo físicas, si no también verbales, generando cuadros de ansiedad y psicológicos, que afectan directamente al cumplimiento de sus funciones diarias en el puesto de conducción, por no decir las posibles lesiones derivadas de estos acontecimientos pudiendo ser temporales e incluso permanentes, algo muy grave a nuestro entender y que se ha de poner soluciones de carácter urgente.
La concienciación y la necesidad de cumplir las normas, es parte de todos, pero haremos hincapié en una parte importante y que desemboca entre otras, en esta violencia injustificada hacia los conductores, la cual, es derivada de la imposibilidad de adquirir billetes sencillos dentro de los vehículos por parte del viajeros, vetándoles el derecho de desplazarse a los usuarios, por la prohibición del uso de efectivo, no comprendemos que no se hayan instaurado métodos de pago alternativos, como son el uso de tarjeta de crédito, a través de los dispositivos móvil u otros.

Estas medidas, que hemos solicitado reiteradamente a las empresas de transporte de viajeros, son de vital importancia, en pleno año 2020 donde la tecnología juega un papel esencial, estos métodos de pago, ya debían estar instaurados, siendo un referente de movilidad no solo en España, si no en Europa, pedimos de manera urgente la “implantación de métodos de pago alternativos”, sistemas compatibles al uso de efectivo, que faciliten la tarea en la red de transporte público de todos los actores implicados, que las empresas concesionarias, las administraciones, tienen la obligación de velar por la seguridad de las plantillas del sector, que la instalación de las llamadas pantallas “anti –covid –19", garantizan la exposición y riesgo de contagio del virus, pero no evitan estas agresiones, ya que no son “antivandálicas”, por todo ello pedimos la actuación del “CRTM” y del “ministerio de transporte, movilidad y agenda urbana” para solucionar esta problemática.