Una red de pedófilos, en principio desmembrada. La policía descubrió vídeos que muestran a bebés de 18 meses violados y torturados. Los detenidos acumulan en conjunto acusaciones por 350 cargos y tienen edades comprendidas entre los 19 y 57 años, anunció ayer viernes en un comunicado la Policía Federal Australiana.

134 niños rescatados en un año

El operativo policial, bautizado como Molto, dio comienzo hace un año al descubrir que miles de personas accedían a una nube de almacenamiento de datos para compartir material delictivo. Algunos de los detenidos, que trabajan en sectores tan diversos como construcción, transporte, hostelería y “agencias encargadas del cumplimiento de la ley” (sic, resic), también serán acusados de producir material de explotación sexual de menores.

Desde julio de 2019 a junio de 2020, la Policía australiana ha colaborado en el rescate de 134 niños en situaciones de explotación sexual, la mitad de ellos fuera de sus fronteras.

La punta del iceberg

Pedofilia de nivel medio. Estas operaciones policiales no deben devenir en cortafuegos de la redes de pederastia VIP. Y parece que lo hacen. Cuando hablamos de estas redes pedófilas VIP estamos hablando de círculos pedófilos de una muy alta y muy reducida élite, donde se dan cita personas de mucho - muchísimo - poder y/o mucha pasta. Las personas que pertenecen a estos selectos y escogidos círculos, utilizan estas redes pedófilas para violar, torturar y asesinar impunemente a niños. Los servicios secretos, perfecto cortafuegos.

¿Alcacer? ¿Bar España? ¿Epstein? Tira hacia arriba, mucho más hacia arriba. E indaga, estimado lector de ECDE, sobre el adrenocromo, dizque ambrosía caníbal. En fin.