Con esto de la Covid-19 son muchos los sectores y escenarios que se han visto afectados y alterados en su normal desarrollo.  Uno de ellos, vital también para el ser humano, como la necesidad de una Sanidad fuerte, pública y accesible a todos, es la Cultura.  Enferma, estos días, que languidece y morirá sin el apoyo de todos los agentes involucrados, como el público, que juega un papel decisivo. Por este motivo y, ante el deseo de su pronta recuperación, se aúna con la Sanidad, para reivindicar un Derecho universal, no como un mero artículo de lujo, con la puesta en escena de Microteatro, de la mano de Anesvad, que desde hace ya cinco décadas trata de ayudar y mejorar la salud de las comunidades más desfavorecidas, sobre todo, en el gran continente africano. Donde el personal médico sanitario y el voluntariado se la juega cada día, combatiendo contra enfermedades tropicales e infecciosas, que antes veíamos lejanas y ahora llaman a nuestra puerta, como una realidad existente desde hace tiempo que no queríamos ver  Soldados en primera línea de fuego, que nos atienden, siempre, de una manera desinteresada, por vocación, por corazón. Un papel decisivo, como el que representan el elenco de estupendos actores que configuran este nuevo ciclo de teatro en pequeñas dosis, que apoya por segunda vez la ONG, en tiempo récord. 

Una nueva manera de comunicar y advertir, de que nadie está exento, las pruebas son irrefutables, los hechos y las cifras lo demuestran, pero si muchos los excluidos por razones de lugar de nacimiento. En esta séptima edición, bajo el título  Por los demás. Sanidad por Bandera” se han adoptado rigurosas medidas de seguridad, no solo las ya consabidas de gel hidroalcohólico, toma de temperatura a la entrada, la mascarilla, y por supuesto, la distancia de seguridad, tan necesaria, para que acudir a disfrutar de las 8 obras que se representan hasta e próximol 4 de octubre,  a un precio muy asequible, en esta ya mítica sala que, en breve, cumplirá su décimo aniversario y reinvento, para bien, el circuito del Teatro, no sea un factor de riesgo, si no un deleite sanador.  Porque la Cultura, sí, sana el espíritu.

Screenshot_67

Aquí está todo previsto, para pasar un rato agradable y obtener una gran reflexión: “La Sanidad es un Derecho fundamental”, no cabe duda. No un bien preciado, es y debe ser de todos, pública, en el mundo. Justa y accesible, independientemente, de dónde se haya nacido. “Con una atención primaria reforzada y fuerte”   Porque sobre estas tablas se habla de eso, de la vida, de la enfermedad y el sufrimiento que conlleva, y debe ser tratada para todos de la misma forma, y no porque nos haya tocado ahora de lleno.  Cerca de “1.600 millones de personas” las padecen en su mayoría, sin recursos económicos y materiales, como camas, UCIs  respiradores artificiales o personal médico sanitario formado, en los llamados países empobrecidos.  Y es que bien diferente es la atención sanitaria recibida según el país en el que te encuentres, quién seas, o como de abultada tengas la cartera. Médico, turista, o nativo, como se puede comprobar en “Bendita Sanidad”, la breve comedia, ya estrenada en streaming durante el confinamiento, de calado trasfondo socio-sanitario. Escrita para la ocasión por Nancho Novo, que los espectadores podrán disfrutar, a escasos metros, separados por mampara de seguridad, de los excelentes actores que la interpretan: Ana Batuecas y Julián Salguero, junto a otros repartos, para visualizar y romper, entre todos, esas barreras unidireccionales, la absurda etiqueta de los mundos,  por un sistema sanitario fuerte, público y universal.

Una invitación a “hacer algo por los demás”, como reza el eslogan permanente de esta nueva edición de Microteatro. Acércanos, seguros, a una realidad, nada ajena ya a nosotros. Si no cada vez más cercana, sin mirar para otro lado.

El humor, el drama, los interactivos videojuegos, la danza o el musical más fresco y romántico estarán presentes en esta programación.  Con piezas como Yo decido” de Victor Boira.  La experiencia de un voluntario en plena huida de su realidad. Porque me da la Ghana, comedia realista interpretada por el director Nacho Hevía sobre una no tan joven mujer, con una dura vida, junto a un hijo algo egoísta.  O Enfermera(s): de dangerous game”, revelación premiada  en los últimos Max, escrita y dirigida por Paco Gámez ¿Alguien capaz de salvarte la vida? “Négatif, Vendadas”, “Yo pio, tu pías, ¡Yo soy el Pian!” o Casta y Pura. En África, completan la atractiva oferta a elegir.

Porque esto, es como un teatro a la carta, exclusivo e inclusivo, que no quiere decir que sea para unos pocos afortunados, como algunos sistemas sanitarios en el mundo, sino que son pases reducidos en aforo, ahora, hasta un 40%, y hasta con luz desinfectante ultravioleta de sala entre sesiones, para contemplar estas micro representaciones teatrales servidas como si estuviera en el sofá de su casa, que conforman escenario y platea a la vez.  Todo en uno, para concienciar, como un alegato, de la importancia vital de un sistema público de salud para cualquier persona en cualquier lugar del mundo, porque estar sanos es un Derecho básico, primordial, no una necesidad, ni un capricho, con o sin pandemia.

César Serna

Screenshot_63

Screenshot_65

Ciclo Microteatro de Anesvad “Por los demás. Sanidad por Bandera” Hasta el 4 de

octubre.  Programación y entradas Microteatro.es