Ecología y cultura. Dos palabras, a simple vista, muy diferentes, pero que juntas encierran vida, mucha. Hoy, más necesaria que nunca, para afrontar las duras circunstancias que nos rodean. Por este motivo, han sido elegidas por el Institut français en nuestro país,  como eje central de su nueva programación cultural: Un país (en) vivo. Como un asunto de ciudadanía, como reza su eslogan.

Un asunto preocupante, prioritario, de Estado, en torno al medioambiente. Educar para cambiar.

Y es que la aparición de la COVID-19, el calentamiento global, la Economía circular,  y otra serie de efectos colaterales nos están pasando factura. Y nos están obligando a replantearnos la situación real del planeta que respiramos y ahora languidece a un ritmo vertiginoso, aunque no queramos verlo.

Todo ello hace que nuestros modelos sociales y económicos se tambaleen y debamos de aplicar un reajuste acorde a los tiempos que vivimos,  para promover, en palabras del embajador francés en España Jean-Michel Casa “una globalización sostenible”, respetando sin dañar la biodiversidad. “Un verdadero desafío”. Y es ahí donde la Cultura y la Educación, entran en materia y juegan un papel decisivo, crucial,  como agente integrador del bienestar social. Porque juntos, cada uno en su estilo, con sus peculiaridades, españoles y galos, siempre es más, para mantener un planeta en vivo, no en diferido.

captura2

Un avance, estructurado en tres grandes partes, que contó con la presencia de dos referentes del mundo artístico y científico. La cineasta catalana, premio Goya entre otros, Isabel Coixet, quien mostró su vinculación con el país vecino, casita de retiro y bisabuelo de Perpiñán, y preocupación por el tema y la importante aportación que puede hacer el cine, como ventana precursora, y las artes escénicas para promover un cambio de mentalidad social y una ejecución del mismo a corto plazo.  “Detrás de esas mascarillas hay seres humanos”, señaló con tono distendido la autora de  “La vida sin mí”. Sin secretos en las palabras. Dar voz. Comprometidos con lo que pasa a su alrededor. Y esos que reconoce su compromiso “a través de su coherencia”, no por imposición de dictados. “En cuanto vi la programación cultural, creo que nadie puede desligarse. ¿Qué pasará con nuestro planeta si no hacemos algo, pronto, por él?”.

Testigo que recogió también el padrino de esta puesta en escena, que contó con las medidas de seguridad pertinentes,  el burgalés canario Doctor en partículas, divulgador científico e ingeniero de Teleco, Javier Santaolalla. Que destaco el papel de la Ciencia y aprendizaje, estudios en Toulouse,  necesario de los científicos “a la hora de contar, transmitir, historias, verdaderas”. Realiza tutoriales en Youtube para destapar las dañinas “fake news

Un arranque de programación fuerte, que empieza ya con la denominada “Noche de las Ideas 2021: Cercanos, como señaló dentro de este primer bloque, La Ecología, asunto de ciudadanía, la consejera  cultural y directora del Institut français de España, Anne Louyot.

Bajo el sello del Institut français de París, más de 103 países y 175 ciudades participarán en este quinto encuentro que aglutina a diferentes pensadores que abordaran una reciente reflexión sobre el ser humano y sus formas de vida en el planeta. Cuyo escenario no solo se dará en la capital, sino también en ciudades como Barcelona, Granada, Sevilla, Valencia o Zaragoza.

Porque esto del medioambiente nos implica a todos. Por ello también se abre un ciclo de encuentros ciudadanos, con diferentes debates y talleres para públicos de todas las edades. Donde se darán cita colectivos como Nomad Garden, arquitectos que repiensan la relación con lo vegetal. The Sea Cleanners, y su férrea lucha contra la contaminación plástica de los océanos. O la presencia de intelectuales como Bruno LatoirCynthia Fleury o filósofos como Emilie Hache y Baptiste Morizot.

Concluye este primer apartado con un concurso de fotografía bajo el teleobjetivo de Naia del Castillo, artista multidisciplinar, como portavoz para el medioambiente,  en varios colegios francófonos, con el deseo de contribuir a una reflexión ecológica.  

El almanaque en curso, llegará hasta un Noviembre digital. Dedicado a la innovación y creación de herramientas clave para el proceso de transición ecológica y un uso responsable de las tecnologías y la inteligencia artificial así como de los recursos sostenibles. Destacar la aportación presencial de la CEO digital Ines Leonarduzzi.

La segunda parte relevante de este programa cultural 2021 recala en la idea necesaria de Reconectarse. Y apostar por la Cultura,  en sus múltiples disciplinas como algo vivo. Así, en Artes visuales, habrá numerosos encuentros y exposiciones de Arquitectura y urbanismo verde.  Como Vincent Lavergne, quien nos mostrará sus nuevos modelos urbanos europeos. Avances en materia de construcción, energía, transporte, gestión del agua, tan necesaria, y residuos. El video arte también estará presente con un festival, tras el verano, si todo va viento en popa, y la situación lo permite, de jóvenes artistas creativos franceses comprometidos con su tiempo. Al que se sumarán diversas intervenciones, proyecciones, performances ecológicas en espacios públicos, en las diferentes ciudades.  

Exposiciones de Arte urbano verde en colaboración con la galería La Causa del artista Martín Kazanietz. Tensión de lo pasado perdido y un presente inquietante en “Historias Estancadas”.

El Comic tendrá también un papel relevante en este cartel, dentro de su marco anual.  Con numerosos representantes del denominado noveno arte, como Lewis Trondheim (“Les petit riens”) Chloé War  (“Sesion des Roses”) y Antonio Altarriba, premio Tournesol en el festival de Angulema en 2019.

Reconectarse también con las Artes escénicas es otro propósito dentro de este inquietante periplo artístico.  Con la compañía de Vincent Warin y su obra original, metáfora del estado de transición,  mezcla de contorsionismo, equilibrio y música.  Malabares en definitiva  que representa con gran acierto Ecotonie de la compagnie  3,6/3.4. .

La representación también de “Les ámes boréales” de Christian & Françoise BenAim  o “Falaise” de la compañía franco-catalana Baro d´Evel. Coral que combina piezas acrobáticas de circo, poesía virtual y música en vivo, donde los animales cuentan a su vez, con un papel importante sobre el escenario, que no es otro que el planeta.

Pero… ¿Podríamos vivir sin música?  Sin duda Cultura para la vida. Un bálsamo, un calmante ideal para el espíritu, agitado en estos turbios momentos que vivimos, Por ello en esta ocasión se apuesta por un espectáculo polimorfo Bosque/Forêt, de Frank  Vigorux.  Mezcla entre ópera electrónica  y el visual teatro de aventuras, de civilizaciones pasadas y futuras. Una experiencia sensorial que nos ayuda a entender y cuestionar la relación entre la naturaleza y la Cultura

Entrado en materia, para los más rebeldes del movimiento, la lucha a ultranza contra el plástico, surge Dj Anti plastik. Unas sessions musicales a través de los Dj´s Salomé Le Chat, John Talabot y Peanut butter contra este dañino invasor que nos rodea, oprime, para tratar de desterrarlo, un poco más, de su industria y nuestro estilo de vida. 

Aires de Fiesta que llegarán a su colofón el 21 de junio, ecuador, antesala del verano, con el día mundial de la Música y su particular party con el apoyo de la embajada francesa.  Donde se rinde homenaje a todos los estilos musicales del planeta.  Una cita que se sigue en más de cien países en los cinco continentes.

Su hermano el Cine, nos acompañará también a lo largo de todo el ejercicio cultural. ¿Cómo reconectar las ciudades con la Ecología? El medioambiente al servicio del ciudadano, como hilo conductor de la sociedad que habitamos. La realidad hecha programa  a través de numerosos ciclos como el Another Way Film Festival de Madrid, los espectaculares documentales del canal TV Arte  o El Ecozine de Zaragoza, serán algunas de citas ineludibles para los amantes de la gran pantalla.

Una tercera identidad que se cierra, gracias a la ayuda, desinteresada,  de las instituciones y patrocinadores para poner en circulación  con todas las medidas sanitarias y de control necesario. Adaptables a formato digital si fuera imprescindible debido a la situación reinante.  Para parar, reflexionar y cuestionar el planeta que habitamos. La Ciencia, como testigo protagonista, más fuerte que nunca, al servicio del medioambiente.  Para innovar y abrir nuevos cauces de comunicación.  Consejos muy a tener en cuenta como los del periodista Guillaurme Pitron, la astronauta y física Claudie Haigmeré , sobre el papel aeroespacial y su repercusión en la sociedad  o los ecólogos Serge Morand y Simone Sommer sobre el efecto directo de las pandemias. O la utilización del hidrógeno como alternativa en la transición energética.

Sin duda una excelente agenda cultural a tener en cuenta para aprender y evadirse algo, obra entre numerosas empresas, investigadores de nivel, instituciones públicas no solo francesas, sino de todos aquellos comprometidos con la causa verde, porque si no cuidamos el escenario de nuestra representación vital, con instrumentos acordes como el diálogo en pro de la protección y la cultura y educación como instrumentos de difusión social. No somos nadie en este inmenso vergel. Un Edén, que nos ha sido prestado, no lo olvidemos, que debemos conservar y proteger para las generaciones futuras, del que no somos dueños.