El 26 de noviembre de 1911 Sorolla y Archer Milton Huntington firmaron un documento por el que el pintor se comprometía a realizar una serie de pinturas al óleo sobre lienzo con temas representativos de las regiones de la península ibérica. Las pinturas decorarían la futura biblioteca de la institución. Sorolla se comprometía así mismo a entregar los bocetos preparatorios y a no exhibir las obras en ningún otro sitio antes que en Nueva York. Aunque la Hispanic Society le dio el nombre de Regiones de España, Sorolla prefirió cambiarlo por el de Visión de España, ya que el conjunto supone una visión global de cómo el artista veía su país, alejada de los estereotipos románticos e incluso de la realidad territorial. De hecho, las regiones de Murcia, Asturias, Canarias y Baleares no fueron elegidas para formar parte del conjunto. Por otro lado, aunque 2 ciudades andaluzas están contempladas hasta en cinco paneles, sólo se menciona directamente a la región de Andalucía en una de ellas. Granada, que en aquel momento era una región, tampoco queda representada. Lo mismo que en el de Castilla, donde en realidad se contempla a la Región de León, junto con las regiones típicamente castellanas, Castilla la Vieja y Castilla la Nueva. 1

En un principio se especuló con la posibilidad de realizar un único mural de setenta metros de longitud, pero prevaleció el formato de paneles individuales, de diferentes tamaños.

Para inspirarse y ceñirse más a la realidad, Sorolla decidió recorrer el país y pintar cada escena in situ, en la región representada. De los catorce paneles sólo uno refleja una escena interior, siendo los demás exteriores. El pintor pasó gran parte del año 1912 realizando bocetos de diferentes trajes típicos españoles, y documentándose para lo que se iba a convertir en el encargo más importante de su carrera. El invierno y la primavera de ese año lo pasó en Castilla (Madrid y otras ciudades del interior). Durante el verano alternó estancias en San Sebastián y Navarra. En otoño regresó a Madrid, con frecuentes viajes a diversas localidades de la meseta. Para crear el panel correspondiente a Valencia, Sorolla se inspiró en las alquerías y los grandes naranjales de Alcira. Para realizar la obra, planificó trasladarse diariamente a esta ciudad, de enero a marzo de 1916, según correspondencia con su esposa Clotilde. Finalmente la pintó en Valencia. 2 Al concluir el encargo, Sorolla estaba agotado.

1. Castilla. La fiesta del pan (1913)

2. Sevilla. Los nazarenos (1914)

3. Aragón. La jota (1914)

4. Navarra. El concejo del Roncal (1914)

5. Guipúzcoa. Los bolos (1914)

6. Andalucía. El encierro (1914)

7. Sevilla. El baile (1915)

Hispanic Society of America

A pesar de encontrarse bastante retirado de todo el bullicio y de lo más importante y turístico por ver en Nueva York, existe un lugar de obligada visita para todo aquel enamorado del arte y la historia, pero sobre todo de Sorolla.

Hablamos de la Hispanic Society of America, y, en concreto, de una de sus salas: la Galería Visión de España de Sorolla. Este lugar, del cual el visitante puede acceder de manera gratuita, destaca por contar con magníficas obras en su interior del arte español (algún que otro Goya, Velázquez o El Greco). Pero sobre todo, lo más visitado y admirado que se puede ver en este rincón que es un pequeño tesoro en la ciudad neoyorkina, es una sala que cuenta con una de las colecciones más magníficas y sensacionales obras del pintor valenciano: “Visión de España”, también conocida como “las Regiones de España”.

Pero claro, este pequeño rincón, que muchos le llaman “el Prado en miniatura”, requiere de un desplazamiento especial y alejarse del recorrido habitual al visitar Nueva York. Tal y como nos relata José Luis Sarralde en su artículo, para ver estas obras has de ir hasta la zona más al norte del barrio de Broadway, entre las calles 155 y 156 con Broadway, en la isla de Manhattan, cerca de la estación de metro de 157th Street de la línea 1 y de la Universidad de Columbia.

El esfuerzo de llegar hasta la sede de la Sociedad Hispánica, que no es otra cosa que un museo gratuito y una biblioteca de investigación para el estudio de las artes y cultura de España, Hispanoamérica y Portugal, se verá recompensado tras ver las importantes obras que en él residen, como la sala Sorolla, además que vuestro bolsillo lo agradecerá porque ser de los pocos museos o lugares dignos de visita donde la entrada es gratuita.

El museo cuenta con más de 800 pinturas, 600 acuarelas, 1.000 esculturas y 6.000 objetos decorativos, además de una amplia colección de 15.000 grabados de varias épocas y más de 175.000 fotografías desde 1850, por no hablar de su biblioteca, la cual alberga más de 15.000 libros impresos antes de 1701, de los cuales hay 250 incunables, como una primera edición del Quijote. Todo ello convierte la colección de este lugar en un auténtico tesoro, donde destaca su colección de manuscritos por ser la más destacada fuera de España o por su impresionante sala de Sorolla en el interior del museo.

Según comentan cientos de usuarios en TripAdvisor y otras webs sobre la visita al lugar, todos quedaron maravillados tras ver cómo esta pequeña joya suele estar prácticamente casi vacía al visitarla, pues no suele ser muy frecuentada.

La Hispanic Society of America fue fundada por Archer Milton Huntington, un enamorado de la cultura hispánica, el 18 de mayo de 1904. Este lugar abrió sus puertas de su edificio, que es aún hoy su sede, en 1908. Desde su inauguración, la Sociedad ha organizado grandes exposiciones de arte, la cual debe el honor de ser la primera de todas ellas, en 1909, la del pintor valenciano Joaquín Sorolla y Bastida.

Tras aquel éxito, y la gran admiración de Archer Milton por el pintor valenciano, el 26 de noviembre de 1911 Sorolla y Archer Milton firmaron un documento por el que el pintor se comprometía a realizar una serie de pinturas al óleo sobre lienzo con temas representativos de las regiones de la península ibérica por las que recibiría 150.000 dólares.

A pesar de que las pinturas decoraron las paredes de la biblioteca de la institución, en la actualidad fueron trasladadas a una sala dedicada exclusivamente a ellas, dada su magnitud e importancia. Sorolla, desde el momento del encargo, se comprometía a entregar los bocetos preparatorios y a no exhibir las obras en ningún otro sitio antes que en Nueva York, donde en un principio se especuló con la posibilidad de realizar un único mural de setenta metros de longitud, aunque prevaleció el formato de paneles individuales de diferentes tamaños acabando en catorce paneles.

 Lo curioso y llamativo es que para inspirarse, y ceñirse más a la realidad, Sorolla decidió recorrer España y pintar cada escena in situ, realizando las obras entre 1912 y 1919. En cuanto a la que corresponde a Valencia, “las Grupas”, Sorolla se inspiró en las alquerías y los grandes naranjales de Alzira, donde para realizar la obra planificó trasladarse diariamente a esta ciudad, de enero a marzo de 1916, según correspondencia con su esposa Clotilde, aunque finalmente la pintó en Valencia.

Las Grupas, Visión de España de Joaquín Sorolla en la Sociedad Hispánica de Nueva York. Fuente: http://guias-viajar.com/

Las Grupas, Visión de España de Joaquín Sorolla en la Sociedad Hispánica de Nueva York.

Fuente: http://guias-viajar.com/

Por desgracia, a pesar de ser su obra más importante, Sorolla se dejó su vida en ella, tanto que al finalizar sufrió un ataque de hemiplejia en su casa de Madrid el 17 de abril de 1920, falleciendo tres años después. La vida no quiso que el valenciano disfrutara de la gran inauguración de su obra maestra en Nueva York en 1926, tres años después de su muerte (1923).

La colección de “Visión de España”, está compuesta por:

Castilla. La fiesta del pan. (1913)

Andalucía. El encierro. (1914)

Sevilla. Los nazarenos. (1914)

Aragón. La jota. (1914)

Navarra. El Concejo del Roncal. (1914)

Guipúzcoa. Los bolos. (1914)

Galicia. La romería. (1915)

Sevilla. El baile. (1915)

Sevilla. Los toreros. (1915)

Cataluña. El pescado. (1915)

Valencia. Las grupas. (1916)

Extremadura. El mercado. (1917)

Elche. El palmeral. (1918-1919)

Ayamonte. La pesca del atún. (1919)

La obra al completo fue restaurada en 2008 y recorrió diversas ciudades españolas, entre ellas Valencia, a lo largo de 2009. Finalmente, tras el recorrido y exposición por varios museos, los lienzos fueron devueltos a la Hispanic Society en 2010.

Por cierto, sepan todos ustedes que la Hispanic Society concede todos los años una medalla desde 1924, la Medalla Sorolla, que se hace desde dicho año justo un año después del fallecimiento del valenciano (1923), como premio honorífico y de distinción a diferentes personalidades que lo merezcan. Sin duda alguna Sorolla fue, para esta gran sociedad, un gran artista, personaje y de quien sentían verdadera admiración.

8. Sevilla. Los toreros (1915)

9. Galicia. La romería (1915)

10.Cataluña. El pescado (1915)

11.Valencia. Las grupas (1916)

12.Extremadura. El mercado (1917)

13.Elche. El palmeral (1918-1919)

14.Ayamonte. La pesca del atún (1919)