Es como un tablero de ajedrez donde conviven en armonía las diferentes piezas y donde el agua enfebrecida y el silencio desgarrado son fertilizantes de la libertad de las formas.
Y donde las musas y la luna sin alma, desvestidas ante la irrealidad silente inventan historias. Hablo del museo.
 
Entre otras muchas funciones los museos educan los sentidos.
 
Cuando pensamos en un museo lo primero que se nos viene a la mente son los de obra pictórica, aunque existen de todo tipo. Algunos muy curiosos.
 
El 18 de mayo se festeja el Día Internacional de los Museos. Es así desde 1977. El lema de esta edición es: "El futuro de los museos: Recuperar y reimaginar".
Es una conmemoración impulsada por (ICOM) Consejo Internacional de Museos.
Cada año se trata una temática diferente.
La visita a cada museo es una experiencia única.
 
* Museo do Moucho: o lo que es lo mismo, Museo del búho. Se inauguró el 28 de diciembre 1994, está situado en la población coruñesa de Cerceda.
Aloja una colección de más de 5.000 objetos. Esta ave rapaz se encuentra representada en todo tipo de materiales. Contiene piezas de joyería, artesanía, artes decorativas, esculturas, pinturas, dibujos, y realizados en múltiples materiales.
Impresionante es la vidriera policromada situada en la sala principal, donde se muestra un "moucho" de gran tamaño en el árbol del paraíso.
 
Instalaciones interactivas, unas interesantes videoteca y biblioteca, paneles informativos, para conocer en profundidad a este animal. Hábitos de vida, costumbres, los sonidos que emite.
Especialmente interesante es todo lo relativo a la visión. 
 
Relacionado con este animal los hay en diferentes lugares del mundo.
Otro muy interesante es el situado en Jongno-gu, Seúl, Corea del Sur. Alberga más de 4.000 piezas: platos, fuentes, esculturas, sellos, utensilios, pinturas, y todo tipo de productos.
La conservadora del Museo está tan mimetizada con él que la llaman: La mamá de los búhos.
 
* Museo del Orinal.
Es de los más inauditos. Ubicado en Ciudad Rodrigo, en el Seminario Diocesano de San Cayetano. En un edificio construido en piedra del siglo XVIII.
Es una colección privada, en España es única, propiedad de "PESETOS", José María del Arco Ortiz. Hombre tenaz.
Falleció el 17 de junio de 2011, a los 69 años, cuando se encontraba haciendo el Camino de Santiago.
La muerte debida a una insuficiencia cardiaca, le sorprendió en un hostal en Astorga.
 
En este museo se abrazan el arte con mayúsculas y la necesidad biológica.
Se inauguró en el año 2006.
Lo forman 1322 unidades, a través de las cuales se observa la evolución y el paso del tiempo. También se puede admirar la composición de los materiales, las diversas formas y diseños. Algunos decorados magistralmente y otros sin decorar, los hay hasta con tapadera.
Uno precioso con forma de corsé femenino, otro con forma de pechos de mujer y alguno con forma de sombrero de copa invertido.
Esta colección fue motivo de estudio por parte de múltiples historiadores de diversos lugares del mundo, la comenzó en 1980.
 
Uno bellísimo es un orinal  de porcelana francesa, de 1900 aproximadamente. De color claro y granulaciones en el relieve y a su alrededor. Decorado con figuras femeninas sentadas en un paisaje campestre, con tonos tenues y llamativos, con asa en relieve y pintada en oro.
 
También hay una réplica (con la nota de agradecimiento) del que le regalaron al Rey Felipe VI como regalo por su enlace matrimonial.
 
Los hay de diferentes épocas, siendo el más antiguo del siglo XIII, un bacín islámico de barro decorado con pinceladas de óxido de cobalto. 
De 27 nacionalidades, y en todo tipo de materiales: plástico, cristal, hierro, barro, hojalata, piedra, plata, esmaltados, madera, loza, aluminio, cerámica, cobre, oro, encastrados en sillones, algunos de estos con depósito de agua, son de  principios del siglo XIX.
Los hay con palangana.
El más grande, es de barro, mide 45 cm de altura y es procedente de Ciudad Rodrigo.
El más pequeño es de platino, lo hizo un joyero sueco, su tamaño es como la yema de un dedo.
Mediante los cuales se ve la transformación de este objeto higiénico.
Los hay especiales para hombres, mujeres, niños, viajes de largo recorrido, etc.
 
Antiguamente los orinales formaban parte de la vajilla.
El sacerdote, noble y emperador Vario Avito Basiano, conocido como Heliogábalo tenía uno de oro.
 
Está incluido entre los diez museos más raros del mundo, ocupando el quinto lugar.
 
* Museo de las Brujas de Zugarramundi.
Está integrado en el antiguo hospital de la población, relativamente cerca de las cuevas del mismo nombre, donde, desde el punto de vista inquisitorial y la Historia había ritos paganos.
Ocupa el cuarto lugar entre los museos más inusuales del mundo.
 
* Museo falológico de Reykjavik.
Se encuentra en Islandia. Colecciona todos los penes de los mamíferos de Islandia. Agrupa más de 250 piezas, que se conservan en formol, disecados, embalsamados, etc.
 La más destacada es el órgano sexual del cachalote, pesa 75 kilos y mide 1,70 metros.
El más pequeño mide 2 milímetros y es de un hámster.
 
Está considerado como uno de los museos más insólitos del mundo.
 
* Museo del plátano de Tazacorte.
En Europa es el único dedicado a esta fruta. Se encuentra en Tazacorte, La Palma.
Una casa de doble planta, en la de abajo está el salón multiusos y unida al museo está la Plaza del Museo del Plátano, donde se pueden conocer todos los tipos de plantas de plátano que existen.
Se inauguró en 2004.
Hay amplia información a cerca de este alimento: plagas que le pueden afectar, cualidades dietéticas, preparación culinaria, variedades que existen, además de una amplia colección de fotografías.
Igualmente se puede degustar este producto en todas sus variedades: fruta, vino, licor, mermelada, etc.
 
* Museo Vivanco de la Cultura del Vino.
Ubicado en Briones, La Rioja.
En este paraíso se estudia el vino como elemento de encuentro entre civilizaciones.
En el año 2004 lo inauguró el Rey Juan Carlos I, en ese momento la familia Vivanco llevaba 40 años coleccionando máquinas y aperos relacionados con el proceso de preparación y elaboración de este elixir...
La visita a este lugar es a partes iguales didáctica e interesante.
 
Es uno de los más importantes del mundo en cuanto a la cultura vitivinícola.
La bodega Vivanco está señalizada como una  de las 50 más relevantes del mundo.
 
Magnífica es su colección de útiles relacionados con la transformación de la uva en vino.
 
Al timón de este barco está Rafael Vivanco.
Aquí entienden el vino como una forma de vida. Son más de 4.000 metros cuadrados donde se evidencia la relación que une al hombre y al vino a lo largo de la Historia, más de 8.000 años, y su simbolismo artístico, cultural y religioso.
Fascinante es la historia del vino, y esta visita es un inolvidable recorrido por los sentidos, incrementado por las explicaciones de los guías, por ejemplo Eduardo.
 
Al llegar al recinto te recibe una significante escultura, una mano con un racimo de uvas.
Magnánimo es su Jardín de Baco donde se agrupan 220 cepas de todo el mundo.
 
Cuenta con cinco salas dedicadas a la exposición permanente del museo.
Posee: centro de documentación del vino, aula de cata, etnotienda, restaurante, salón para convenciones y congresos, servicio de audioguía.
 
Este museo acoge una magnífica colección  de sacacorchos. La historia de este objeto etnográfico se remonta al siglo XVIII.
 Son más de 3.000 piezas, a través de ellos se contempla el progreso paralelo a la Historia.
Existen con escobillas o cepillos para limpiar el cuello de la botella, con formas de animales, eróticos, de bastón, religiosos, de palanca, coloristas, etc.
Algunos son muy sofisticados, llegados de diferentes lugares del mundo.
 
* Sacacorchos de mecanismos: THOMASON. Siglo XIX, material: latón, hueso, hierro. País: Gran Bretaña. (Este lleva incorporada una brocha de afeitar).
 
* Sacacorchos de bolsillo: tiene forma de pistola. Siglo XVIII-XIX, material: madera noble, bronce, acero. País: Gran Bretaña.
 
* Sacacorchos figurativo: en el mango lleva la figura de un león. Siglo XVIII-XIX. Material: hierro y plata. País: Holanda.
 
* Sacacorchos plegable: siglo XIX. Material: celuluoide y acero. País: Alemania. (el mango son dos piernas con botas).
 
* Sacacorchos de cóctel y bar: siglo XX, material: baño de plata, país EEUU. (lleva incorporada una cuchara mezcladora).
 
* Sacacorchos de palanca: múltiples. Siglo XIX-XX. Material: acero. País: Francia.
 
* Pero sin duda la pieza más singular, es un sacacorchos cuyo mango es de corcho y la espiral de alambre de espino, la finalidad de este modelo es su uso en las prácticas sadomasoquistas.  
 
Otros museos peculiares y dignos de conocer son:
* Museo del Mar de Galicia.
* Museo de Bellas Artes de Bilbao.
* Museo de Historia de Madrid.
* Museo Arqueológico de Arellano (Navarra).
* Museo del Romanticismo de Madrid.
* Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza.
Su directora, Elena Ruíz Sastre y Pino Sagliocco está haciendo una gran labor al frente.
* Centro de Arte Emergente de Valencia.
Antes fue una fábrica de bombas hidráulicas.
* Museo del Desierto de Saltillo, Coahuila.
* Museo de Geología y Paleontología de México.
 
Existen otros que merecen mención aparte y un profundo estudio sociológico, algunos de ellos son:
*Museo de las almas del purgatorio (Roma)
*Museo de los vampiros (París).
*Museo de la comida quemada (Virginia, Estados Unidos).
*Museo del retrete (Corea del Sur).
Asentado en el interior de un edificio con forma de retrete gigante.
*Museo Internacional del Ovni (Nuevo México, EEUU).
Aposentado en el antiguo teatro de Roswell.
*Museo del aborto y contracepción (Viena).
*Museo de esculturas submarinas (Lanzarote).
*Museo de las Alcantarillas (París).
 
Aunque parte del éxito de los museos radica en su taller de restauración, que es el que mantiene a punto las piezas. Es un departamento fundamental para el museo.
Los restauradores son una de las almas de los museos porque le devuelven la vida a los materiales.
 
Aunque los talleres no se abren al público, con motivo del Día Internacional de los Museos, el Museo del Prado lo ha hecho, para un mínimo número de personas, de la prensa.
Allí se restauran piezas de incalculable valor. Con la maestría de grandes profesionales como Sonia Tortajada, restauradora de escultura.
Algunos de los productos que se usan son: agar-agar, gel de algas para limpiar, disolventes orgánicos para madera policromada. 
Los más complicados de recuperar son la escayola y el yeso. En el Prado, en lo que a escultura se refiere predomina el mármol blanco.
 
"Si tuviera un montón de tiempo y todos los fondos de un museo a mi disposición, me pondría a régimen para poder comprar un cuadro diario". (Peggy Guggenheim).