La exposición de Alfredo Velasco recoge dos formas de ponerse en la piel de la mujer.

Por un lado, las figuras reflejan de forma poética, y con una cuidada puesta en escena, situaciones y emociones relacionadas con el género femenino, experiencias que de un modo u otro Alfredo Velasco ha interiorizado hasta el punto de necesitar representar.

Por otro lado, se nos muestra un mundo más material y festivo: el de los bolsos femeninos “interpretados”. Estos elementos son tratados por Alfredo como complementos del vestuario de una obra de teatro, vestuario de la comedia que es la propia vida. Es precisamente la comedia, y sobre todo la ironía, uno de los ingredientes  fundamentales que componen la obra del artista.

 

Alfredo Velasco ha trabajado como director de arte en prestigiosas firmas de moda y ha realizado múltiples proyectos de espacios y mobiliario en restaurantes, joyerías, y zapaterías, entre otros. También ha impartido clases en escuelas de diseño, y dirigido talleres de arte con personas neuro-atípicas. Entre sus próximos proyectos artístico-formativos destaca la organización de un taller de transformación de bolsos.