Aunque lo han hecho con todas las garantías para el público. Solo un tercio de su aforo, 227 espectadores, a los que se les ha tomado la temperatura a la entrada y debían llevar mascarilla.

Sala-Roja-Teatros-Canal

Ya dentro de la sala, han tenido que tomar asiento guardando la distancia de seguridad. Para ayudarles a identificarla, cientos de maniquíes sentados en las butacas que debían de permanecer vacías para su seguridad y flores para los primeros espectadores presenciales que han ocupado filas alternas.

Eau6DowWAAAwegV

Blanca Li, directora artística del centro, aseguraba que el mensaje que se quiere transmitir es que no es más peligroso acudir al teatro que sentarse en una terraza.

unnamed_2