Carrión de los Condes (Palencia) 

Fue fundado en 1231 por dos discípulas directas de Santa Clara e inaugurado en 1260. Es uno de los monasterios de clarisas más antiguos de España. En 1255, Dª Mencía de Portugal favoreció su fundación al trasladarse las monjas de la Virgen del Páramo, al antiguo edificio de los canónigos de Sancti Spiritus. Durante la Edad Media el monasterio estuvo muy vinculado a la familia Castañeda; llegó a ser abadesa Dª. Beatriz Manrique.

Situado al sudeste de la ciudad, ocupa una gran extensión de terreno. Al edificio mudéjar de los siglos XIII y XIV añadieron otras construcciones hasta el siglo XVII, cuando el monasterio conoció gran esplendor.

Durante la invasión francesa, en diciembre de 1811, robaron todos los objetos valiosos de la iglesia. Más tarde, con la desamortización de 1835, expropiaron del monasterio todas sus propiedades y se trasladaron a éste las monjas del convento de Santa Isabel, que fueron exclaustradas.

Con la Revolución de 1868, las religiosas de Santa Clara tuvieron que abandonar el monasterio, quedando solamente la abadesa y una monja muy enferma, que falleció pocos días después, incorporándose más tarde al convento de la misma orden que había en Astudillo, donde permanecieron hasta 1870, año en que regresaron junto con las religiosas benedictinas del Moral de Palencia.

Situación actual

En contraste con momentos históricos anteriores, este monasterio mantiene en la actualidad un reducido número de religiosas. Monasterio que registró una actividad ininterrumpida a lo largo de los siglos. Las monjas se alojan en la parte del mediodía y poniente, donde hay celdas para sesenta religiosas.

En 1999 se realizaron obras de acondicionamiento y reforma, en especial para sanear humedades, originadas por el agua que discurre por el subsuelo y que ha afectado históricamente al monumento. También restauraron el retablo mayor, los dos laterales y el par de las capillas, y se incorporó una peana nueva a la Virgen de la Piedad, así como la rehabilitación de la fachada y las dos puertas de entrada. Los trabajos finalizaron el 27 de junio de 2002.

Quedan muy pocos restos del primitivo monasterio del siglo XIII o están cubiertos por construcciones posteriores, principalmente de los siglos XV al XVII.

La entrada pública al monasterio, al norte, da acceso a un patio con soportales, que abre paso a las puertas del convento, al torno, locutorio, casa de la demandadera, la hospedería y al museo.

Pozos de la Salud o de los Peregrinos

Cerca de la entrada se encuentra el pozo de la Salud o de los Peregrinos, que está exactamente en el centro del Camino de Santiago; construido en ladrillo durante el siglo XVII, cerrado por dos rejas, la exterior del siglo XX y la interior del XVIII, y rematado en el exterior por una cabeza de carnero de piedra, quizás del siglo XVIII, que parece ser un canecillo aprovechado para adornar el pozo, y relacionarlo con la Fuente de la Salud.

En el otro extremo del patio sw halla el locutorio bajo, uno de los cinco que tuvo el monasterio; la reja doble de hierro forjado es del siglo XVI. Junto a él está el torno, cuya entrada está rematada por el antiguo escudo franciscano de las cinco llagas de Cristo; a su lado la puerta reglar, que da paso al monasterio y la tienda, al  museo de arte sacro y de belenes, sus personajes y sus símbolos, abierto al público desde 1987, donde se exponen diversas obras de arte y curiosos objetos cotidianos conservados por la comunidad a lo largo de los siglos.

La comunidad de religiosas la componen actualmente hermanas españolas y mejicanas, que llegaron en junio de 2012. La comunidad labora en el obrador con distintas variedades de dulces: virutas de San José, cuellos de hojaldre de San Blas, pastas de limón y tortas de chicharrones o de Santa Clara.

Las personas con dificultades de movilidad cuentan con accesos que posibilitan su visita al monasterio. El convento de Santa Clara forma parte del Real Monasterio, junto con la iglesia, el museo, la hospedería y albergue.