Un pintor con muchos años en el oficio lleva tiempo sumido en una crisis creativa. Desde que falleció de forma imprevista su mujer, que era todo para él, prácticamente no ha podido volver a pintar.

20190208-sarompas-_DSC0074

Estamos en el verano y otoño de 1975. La hija mayor de ambos está en la cárcel por sus actividades políticas, y es en esas fechas cuando surgen los primeros síntomas de la enfermedad de su madre que la hija vivirá desde dentro de la prisión. Es otro recuerdo permanente en la vida de su padre, que también ahora revive.

20190208-sarompas-_DSC0129

Un José Sacristán en estado de gracia protagoniza Señora de Rojo sobre Fondo Gris devolviendo a la vida este texto de Miguel Delibes en el que cuenta la historia de su vida junto a su esposa, Ángeles de Castro, retrata la personalidad de esta mujer que lo fue todo para él y, sobre todo, describe el proceso de la enfermedad que le condujo a una muerte inesperada a los 48 años.

unnamed_41

La obra regresa al Teatro Bellas Artes donde se representará del 5 de mayo al 27 de junio de martes a viernes a las 20:30h y los sábados, domingos y festivos a las 19:00h.

20190208-sarompas-_DSC9238

Miguel Delibes, hombre en extremo pudoroso, se escondió detrás de la figura de un pintor (Nicolás) para, cambiando nombres y detalles, oscurecer la auténtica naturaleza del retrato. Pero desde la aparición de la novela, que ahora presentamos por primera vez como versión escénica, siempre se supo que se trataba de una novela biográfica.

20190208-sarompas-_DSC9366

Esta obra teatral, adaptada por el productor José Sámano (quien también dirigió la función), Sacristán y la joven actriz y escritora Inés Camiña, es el relato de una historia de amor en un camino desenfrenado hacia la muerte, que nos sitúa en aquella España con rasgos inequívocos, que nos habla de la felicidad y de su pérdida, y que llega a la intimidad de cada ser humano, y a su emoción, por el camino recto y simple de la verdad.

20190208-sarompas-_DSC9388
 
José Sacristán explica que “el libro, que en verdad está escrito como un monólogo –y así lo hemos adaptado a la escena –, es una pieza fundamental para conocer de cerca el mundo personal y humano del escritor y un reconocimiento, entre la admiración y el dolor, a la mujer que le inclinó hacia la literatura, con la que tuvo siete hijos y fue su inseparable compañera desde que muy jóvenes se conocieron hasta su inesperado y trágico final”.

20190208-sarompas-_DSC9460
 
 
“Ana en la ficción –Ángeles de Castro en la realidad– es un cúmulo de gracia y encanto. Era guapa, con un enorme don de gentes, compañera, secretaria y organizadora de la vida de su familia, dotada de una innata simpatía, musa de su marido, culta e inteligente. Así es Ana en la obra y así recuerdan a Ángeles los que la conocieron. Una mujer extraordinaria cuya imprevista desaparición partió por la mitad la vida de Delibes”, añade el actor.

20190208-sarompas-_DSC9461

El propio autor dijo que los dos tipos de mujer que había dibujado con mayor esmero a lo largo de su vida de narrador “son: Carmen, la Menchu protagonista de Cinco horas con Mario y Ana, personaje central de Señora de rojo sobre fondo gris. Dos mujeres, no ya distintas sino antitéticas, que de alguna manera podemos considerar representativas de la España de la segunda mitad del siglo XX”.

20190208-sarompas-_DSC9736

Para Jesús Cimarro, director de Pentación Espectáculos y productor junto a Sabre Producciones, TalyCual y AGM de esta función, llevar a escena Señora de rojo sobre fondo gris es “saldar una cuenta pendiente con uno de los autores dramáticos más insospechados del siglo XX ya que, aunque Miguel Delibes no escribió teatro, cuatro de sus novelas han sido llevadas a las tablas: Cinco horas con Mario (1979), La hoja roja (1983), Las guerras de nuestros antepasados (1989) y ahora Señora de rojo sobre fondo gris (2018)”.

20190208-sarompas-_DSC9753
 
José Sacristán, que estrenó en 1989 La guerra de nuestros antepasados, afirma que “volver a Miguel Delibes, ahora con su sobrecogido Nicolás, supone entregarme a una tarea que bien pudiera ser o significar la culminación de una aventura de trabajo y de vida que viene durando ya más de sesenta años. Volver a Miguel Delibes es no dejar de aprender a mirar. Pasen. Y miren”.